agua mineral

Agua mineral: beneficios que brotan de la tierra

Por Gabrimar Lascurain | Vida Sana – mié, 3 oct 2012

Según algunas definiciones, el agua mineral natural es aquella que se extrae del subsuelo, ya mineralizada desde su origen, debido a los materiales por los cuales atraviesa. Mientras más profunda se encuentre la fuente de donde se extrae, más pura será. Esto se debe a que está más alejada de la contaminación microbiológica y química de la superficie terrestre, y esto es una de las principales características para que el agua sea considerada mineral natural.

Este tipo de aguas se consideran bacteriológicamente sanas, pues se originan en un yacimiento subterráneo y brotan de un manantial en uno o varios puntos de alumbramiento, naturales o perforados; se distinguen por su contenido en minerales, oligoelementos y otros componentes. Por su pureza original puede tener efectos positivos sobre el organismo.

En la actualidad es ya muy común que las aguas minerales sean embotelladas en el manantial de donde son extraídas y sean distribuidas para su consumo; pueden ser de origen natural o mineralizadas de manera industrial. En el mercado, a nivel mundial, puedes encontrar más de 3,000 marcas y opciones para elegir la que más te agrade.
Existen manuscritos antiguos provenientes de China, en donde se menciona que el agua mineral era utilizada como una bebida con fines terapéuticos; también se sabe que en varias partes de lo que hoy es Gran Bretaña, los celtas y los romanos tenían una aplicación parecida a la que en la actualidad se conoce como Hidroterapia. Pero fue en la Europa del siglo XVIII donde cobró popularidad la curación por medio de las aguas termales, a las que se les llegaron a reconocer propiedades medicinales, en particular la cura del reumatismo. La venta del agua mineral embotellada aumenta durante finales del siglo XIX y principios del XX, y en la actualidad es una industria 100% consolidada.
Las propiedades y beneficios que podemos encontrar en este tipo de agua son, entre otros, que:
• Facilita la digestión.
• Ayuda a eliminar impurezas del organismo sin cansar a los riñones.
• No contiene azúcar, reduce el colesterol.
• Es un diurético natural, por lo que ayuda a la pérdida de peso.
• Ayuda a evitar el estreñimiento pues tiene la capacidad de aumentar el tránsito intestinal.
• Por su contenido de magnesio, ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares.
• Te ayuda a mantener la piel elástica, evitando la flacidez, excelente aliada para las mujeres embarazadas.
• Transporta los nutrientes, vitaminas y minerales por el organismo.
• Es una excelente fuente de calcio, evitando así la osteoporosis.
• Evita la formación de cálculos renales.
• Ayuda a mantener la piel hidratada, limpia y sin arrugas.
• Regula el apetito.
• Facilita la hidratación.

El agua mineral, como ves, puede darte enormes beneficios, sin embargo, como mencionamos anteriormente, existen muchas opciones en el mercado y no todas son iguales, incluso el envase puede afectar; aquí algunas recomendaciones al elegir:
• Es mejor que elijas las que vienen envasadas en botella de vidrio pues esto te asegura que no se desprenda ninguna sustancia extraña que altere las características del agua.
• Trata de probar varias marcas, no consumas siempre la misma, esto ayudará a que tu organismo no se acostumbre solo a un tipo de agua.
• La temperatura ideal para beber este tipo de agua es entre 16 y 20 grados centígrados, es decir, debe estar fresca mas no fría.
• Antes de tomarla remueve el envase, esto ayuda a que recupere el oxígeno propio de su naturaleza.
Otro detalle importante es que verifiques que el agua que consumes no sobrepase los niveles recomendados de:
• Sodio (Na): 20 mg. por litro.
• Potasio (K): 10mg. por litro.
• Sulfatos (SO4): 25mg. por litro.
• Nitratos (NO3): 10mg. por litro.
• Flúor (F): 1.5mg. por litro.

Como ya sabes, tomar agua es indispensable para cuidar tu salud, pero elegir la opción adecuada de agua mineral natural te proporciona un extra de otros nutrientes indispensables para tu organismo. Elige de preferencia las de origen natural, pues las elaboradas artificialmente podrían causar desajustes a tu organismo, también procura que no sean gasificadas, ten en cuenta siempre que las aguas minerales naturales se embotellan tal cual como la naturaleza nos las obsequia, como brotan del manantial.
¡Recuerda…tú generas el cambio!

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH